Por Sylvie Berthiaume

A pesar de que es el sueño de un sinnúmero de viajeros, el ascenso del Kilimandjro no es para todo el mundo, principalmente debido a la duración de la aventura.

Sin embargo, antes o después de un safari de 4 ó 5 días, el deseo por cumplir otro sueño universal puede multiplicar el valor y la adrenalina.

Sólo entonces sería una buena idea alcanzar la cima mítica y mística de la "montaña sagrada" del pueblo Maasai: el volcán Ol Doinyo Lengai.

El recorrido, sin contar la subida, requiere de buena condición y fuerza pues tiene una duración de 7 horas aproximadamente.

Explosiones y coladas solidificadas

Actualmente activo —su última erupción fue en 2007— el Ol Doinyo Lengai se encuentra a casi 3000 metros, y su cráter tiene una superficie de 500 metros por 300.

El asombro es grande cuando nos encontramos frente a los hornitos, que son conos volcánicos que aun expiden un poco de humo y lava; y ante los paisajes casi lunares creados por las erupciones de carbonatita que pasaron del negro al blanco, y que se solidificaron mientras explotaban o se extendían.

 

Los estruendos subterráneos se suman a la extrañeza del lugar y a la emoción interior.

Otras visiones reales

Como la cima del volcán es parte del macizo Ngorongoro, en el Gran Rift podemos apreciar vistas a la sabana y al Lago Natron.

 

Estas rarezas naturales, la cálida bienvenida por los locales, y la radiante alegría de los viajeros valen ampliamente el largo viaje en África oriental.

 

Europe in Argentina

Tanzania:

En fusión 

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon