En voir plus

Horseshoe Bend:

Grandes acrobacias aéreas y vértigo

Por Sylvie Berthiaume

De todos los sitios naturales que visitamos en este viaje a Arizona y Utah, podemos decir que la curva de herradura, Horseshoe Bend es el único recorrido donde ustedes tienen que tener cierta resistencia física sólo para verla.

Primero deben descender una pendiente muy empinada de aproximadamente 1 km cubierta con arena caliente: no es muy difícil. Sin embargo en el regreso, de subida, surge la dificultad... pero la vista, la alegría y él vértigo realmente valen la pena.

En esmeralda y naranja

Los acantilados de arenisca y el serpenteante río Colorado, que fluye a 340 metros  debajo, crea una herradura perfecta, que se extiende por 20 kilómetros cuadrados.

Pero para ver y fotografiar en su totalidad, es necesario volar en un helicóptero o avión, o bien acostarse boca abajo al final de las rocas de mayor altura. Absoluta precaución, sobre todo para los niños, ya que no hay salvaguardia para preservar la belleza natural del lugar.

Si así los mareos están a la orden del día, imagínense si se permanece de pie, por lo tanto no es recomendable, sobretodo si se quieren evitar caerse debido a los mareos o al deslave de la roca.

Dos pajaros de un tiro

La curva Horseshoe se encuentra a 225 km del borde sur del Gran Cañón, pero a tan sólo 16 km del Antelope Canyon, por lo que podrán visitar fácilmente ambos lugares, sin prisas, durante el mismo día.

Dónde quedarse

Por desgracia, este lugar no cuenta con instalaciones para acampar o alquilar una habitación de hotel. Para ello, ustedes tendrían que trasladarse a la ciudad cercana, Page o hacer base en Flagstaff.

Horseshoe Bend: una última visita memorable antes de regresar para recorrer las muchas otras maravillas de Arizona y Utah.

 

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon