Exclamación

Québec: Vino y castillo

Por Sylvie Berthiaume

Fotos: Jean-Francois Bergeron, Luc-Antoine Couturier, Yves Marcoux, Camirand Photo, Sébastien Larose

 

La ciudad de Quebec, capital de la provincia de Quebec, cuyo centro histórico es Patrimonio mundial de la UNESCO, tiene lugares e imágenes imperdibles: el Castillo Frontenac, un hotel de 5 estrellas con vistas a la sublime Terraza Dufferin, la arquitectura conservada de esta ciudad fundadora de la América francesa y el majestuoso río San Lorenzo.

Este es el primer castillo que vemos ... Toda la ciudad está llena de lugares estilo castillo o monumental: el Parlamento, la Ciudadela, la Armería, las puertas de la ciudad, las murallas, el museo nacional, etc.

Relais & Chateaux

También puede optar por alojarse en el Auberge Saint-Antoine, un moderno hotel boutique construido en un antiguo edificio industrial, que también se enorgullece de sus 5 estrellas, y es parte del elegante grupo internacional de Relais & Chateaux.

El Auberge Saint-Antoine está lleno de artefactos antiguos presentados en entornos modernos tanto en áreas públicas como en dormitorios. Su propiedad, su diseño y su gestión se atribuyen a la familia Price, uno de los grandes contribuyentes a la economía de Quebec, que trabajó en la industria forestal.

Señoriales hasta el paladar

La gastronomía de Quebec es celebrada por el mismo prestigioso grupo, Relais & Chateaux, en el restaurante L'Initiale. La decoración sobria y ordenada da lugar para disfrutar los platillos y las bebidas.

Es esencial darse gusto escogiendo el Menú degustación, que consta de 10 servicios en los que probaremos combinaciones de comida y vino.

 

Recorrido apasionante

Frente a Quebec, un agradable trayecto de unos minutos en barco o buque nos lleva a la bucólica Isla de Orleans para un safari fotográfico y el descubrimiento de 4 viñedos acogedores y muy diferentes.

La Ste-Pétronille en Ste-Pétronille, afiliada al Auberge Saint-Antoine, produce principalmente vinos blancos y algunos tintos, además de un Riesling, un Vandal-Cliche y un Vidal. Podemos comenzar o complementar en el restaurante móvil Le Panache.

La isla de Bacchus en St-Pierre, ofrece vinos blancos, rojos, rosados ​​y dulces. Tiene un restaurante y una tienda bien surtida con jaleas de vino de hielo, jarabes, mostazas, vinagres, terrinas y rillettes.

El Domaine de la source en Marguerite en Ste-Famille, produce varios vinos tintos, un rosado, sidras y un vino de pera. Podemos hacer un picnic allí, disfrutando sus quesos, pato, productos de maple o miel.

El Mitan en Ste-Famille produce vinos blancos secos, semidulces y fuertes. También vino rojo seco y fortificado, vinos de postre y un vino helado. Se distingue por su magnífica terraza con vistas al río. Y si el corazón lo desea, podemos participar en la cosecha.

Como extra, desde la isla de Orleans, tenemos una vista impresionante de las cataratas de Montmorency.

En Quebec y en la isla, somos recibidos y nos deleitamos como señores del castillo.

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon