Relajación

Montérégie: Vino y lavanda

Por Daniel Monette - En destino

Orgulloso de su vigésimo aniversario, el Circuito del campesino (Circuit du paysan), ofrece una variedad de degustaciones y visitas guiadas desde finales de junio hasta mediados de octubre. 

 

Particularmente durante su evento "Puertas abiertas de la Unión de productores agrícolas" que se lleva a cabo el 10 de septiembre del 2018. En cada visita hay bellas sorpresas gustativas y visuales.

El primer circuito simbólico en Quebec reúne un centenar de miembros comprometidos y tiene como objetivo promover las riquezas de su territorio.

Situado al pie de Adirondacks, en el valle de Haut-Saint-Laurent, ofrece un recorrido de 194 kilómetros a través de los paisajes bucólicos y campestres de la región quebequense, Montérégie, a menos de una hora de Montreal.               

 

Variedad a la orden

Cervezas artesanales, vino de pasas, lavanda, pequeñas frutas, quesos, miel, jarabe de maple, charcutería, carne fresca directamente de granjas de cría, tiendas de antigüedades y artistas. A través de estas visitas, descubrirán el rico patrimonio cultural de la región.

Donde quiera que encuentre el letrero azul del Circuito, hay un empresario o artesano que cuida constantemente la calidad de la hospitalidad y que hace todo lo posible para ofrecer una experiencia agroturística inolvidable.

Cervezas fuertes

En el lanzamiento del 20 ° aniversario, tuve el placer de conocer al equipo de Domaine Berthiaume, una cervecería y empresa familiar en Saint-Jean-sur-Richelieu.

 

Aproveché la oportunidad para probar sus cervezas fuertes con nombres excéntricos, como: Sang de Gobelin, Bave de Troll, L’Épouvantail y otros más suaves como L’Elfe blonde, l’Elfe brune y l’Elfe noire que, a pesar sus nombres intrigantes, incluso de miedo, son realmente deliciosas.

Estas personas dinámicas y afectivas saben cómo compartir su sentido del humor y cariño con los visitantes, quienes pueden aportar su satisfacción al disfrutar una cerveza admirando el paisaje.

Increíbles vinos de pasas

En el viñedo Le Chat Botté, cuyos productos están certificados como "Terroir et saveurs", ¡hacen más que producir vinos blancos, rosados ​​y tintos! Es el único viñedo donde se producen vinos de pasas blanco, ámbar y negro, los cuales han ganado premios en el escenario internacional.

 

Previo a las degustaciones, se visita el viñedo, se asiste al proceso de transformación o se participa en la cosecha y la vendimia.

La curiosidad obliga a desviarse: aprendemos que estos vinos no están hechos con pasas. Su nombre proviene de la técnica de la pasificación, que crea un vino dulce, mucho más dulce, a menudo servido como aperitivo con foie gras, o con un postre con nueces y naranja.

 

Lavanda relajante

Podemos probar otras bellezas y delicias en “Lavandou”, una granja de lavanda con una galería de arte, que ofrece productos cosméticos, miel y aceites esenciales con lavanda.

La lavanda es también uno de los productos para humanos y perros ... tiene el honor Aromabio.

 

¡Y para rematar!... ¿Por qué no terminar el día en el spa relajante “Les Chutes de Franklin”?

Mapa interactivo con opciones temáticas o geográficas en:

www.lecircuitdupaysan.com

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon