En el paladar:

La abundancia y lo amargo

Por Sylvie Berthiaume

¡Debe haber pocos vegetarianos en  Argentina! Afortunadamente pueden deleitarse con las pizzas, el segundo "plato nacional" después de la carne a la parrilla para la gran mayoría de los carnívoros, que comen un promedio de 100 kilogramos por año.

La abundancia se encuentra en variedad y en las porciones copiosas de los platillos. Lo amargo, pero no triste, debido a que sus dos bebidas favoritas son en sí amargas: el té mate y un alcohol llamado Fernet.

 

En cuanto a los vinos argentinos, éstos no tienen nada de amargo, al contrario.

Vamos a ver lo que los argentinos saborean y degustan, desde la mañana hasta la noche, a muy buen precio, en el hogar y en los numerosos restaurantes elegantes.

El mate, todo el tiempo y en todas las circunstancias

Mate, es a su vez una bebida reconfortante, una costumbre y un ritual social. El mate es muy notable en cualquier lugar, lo beben sentados o de pie, en el transporte o caminando en la calle, a lo largo del día.

En primer lugar, el mate es algo muy lindo: la taza de mate es en realidad una calabaza vacía cuyo exterior es tallado y coloreado, decorado o revestido de cuero liso. El borde del contenedor es de metal. Se toma el mate —es decir, la infusión de las hojas de té— con una paja de metal llamada bombilla, el cual contiene una especie de colador en su extremo.

 

Podemos ver a los argentinos con su taza de mate en una mano y en la otra o bajo el brazo, un termo de agua caliente y envases de leche y azúcar. ¿Por qué? Debido a que las hojas mate llenan la copa hasta el borde y se debe verter agua caliente con regularidad para su infusión.  Así podemos extraer el líquido caliente a través de la paja.

Cuando los argentinos se toman el tiempo para sentarse y conversar con la gente, una forma de convivir es compartir entre ellos la misma taza y paja.

Su sabor — muy amargo — no le agrada a todos los extranjeros, incluso si le añaden el azúcar y la leche. Pero probarlo y llevarse una taza de mate como recuerdo es algo que no pueden dejar de hacer.

 

Como desayuno

Beben café expreso o americano con pan caliente y queso crema o medialunas. Las medialunas son panecillos que tienen forma de cruasanes, un poco más pequeños y con menos capas que sus homólogos franceses. Están rellenos de queso, de crema pastelera, de muy sabrosa mermelada o del concentrado de leche caramelizado llamado "dulce de leche".

Ese mismo dulce de leche se encuentra a menudo entre dos galletas, llamados alfajores, o como relleno de finas crepas en rollo.

A todos los señores, todos los honores  

               

En primer lugar, la carne de res tiene todo tipo de cortes, cocidos en la barbacoa denominado asado, cortes planos o verticales, y cocinados a la parrilla (asadores), que la hacen más tierna, jugosa y sabrosa. Por lo general, la carne se sirve cocinada a la perfección, pero a petición tienen otros términos, rosa, azul o muy cocida.

Para la carne de res podemos elegir entre: el lomo (solomillo), el bife de chorizo ​​(entre costilla), el bife ancho (chuleta), el ojo de bife (costilla), el vacío, o milanesas (escalopes de res).

La carne se consume generalmente sin guarniciones, a menos que queramos añadir a cada bocado un pequeño toque amargo o picante con chimichurri, condimento a base de ajo, hierbas, vinagre o chile verde. El chimichurri también se puede utilizar como un adobo.

Por supuesto, también se puede comer asados de cordero, de pollo, de chorizo, de chivito, de ossobuco y de morcilla.

Además, podemos deleitarnos con las pastas italianas o con las verdaderas pizzas, herencia de los antepasados ​​italianos de millones de argentinos.

Entre comidas y postres

De las 16:00  y las 18:00, algunas personas hacen una parada en el bar local para ayudar a esperar la cena con un café, pasteles o helados. Otros optan por una copa de vino acompañado de las empanadas de pollo caliente, carne de res, o jamón y queso. La versión gallega de la empanada, la caballa, se distingue por ser de atún y caballa.

Cena a la hora española

Otra vez pizzas y carnes. Como aperitivo, disfrutamos el foie gras sobre una gran variedad de bollos.

Lo que caracteriza a la cena de Argentina no es el menú sino la hora. Como la mayoría de sus ancestros, los argentinos comen tarde, muy tarde, 21:00 o 22h:00.

Como en Buenos Aires hay una gran cantidad de turistas y gente de negocios muchos restaurantes sirven a partir de las 19:00 horas

En San Antonio de Areco resulta imposible comer una comida completa antes de las 21:00 horas. Los restaurantes están cerrados o sólo sirven tapas como aperitivos y salami picante de cerdo, queso casero local, berenjenas o pimientos en adobo.

Nota: Los establecimientos que se anuncian como "sabores locales" son tiendas donde se puede obtener alimentos pero no se puede comer allí.

 

Rojo y blanco

El alma y el corazón de Argentina se enardecen sobretodo con vino, cerveza y Fernet.

La reputación de los vinos argentinos es insuperable. En el palmarés por su fama, la uva Malbec que se convirtió en el emblema de la viña argentina. Principalmente se cultiva en la región de Mendoza, es afrutado, astringente, con un color intenso de reflejos violáceos.

Otras variedades que se encuentran en Argentina están entre los más conocidos en el mundo, como los que crecen en su país de origen: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Chardonnay, Semillón, Pinot Noir, Sauvignon, y el Syrah cuyo consumo aumenta más y más.

En cuanto a los vinos blancos, tienen una variedad de cepa que existe sólo en Argentina, el Torrontés y el Viognier.

 

Las claras

Hay más de 50 tipos de cerveza que se producen en Argentina. La Quilmes, creada a finales del siglo XIX por un inmigrante alemán en Argentina es símbolo nacional. Después del vino, la cerveza es la bebida alcohólica más popular.

El ámbar oscuro

El Fernet amargo —que hemos mencionado al principio de nuestro reportaje— es un alcohol hecho de hierbas, especias y frutas, cuyo origen es amaro italiano. La marca Fernet Branca lo produce desde principios de la década de 1940.

Los argentinos jóvenes aprecian la bebida endulzada con Coca-Cola y hielo. A otros les encanta con una pequeña cantidad de vermut.

Los más viejos aprecian toda su amargura y lo toman como es, como digestivo.

Arte, Vino y bares

Hemos disfrutado de un gran plan: una empresa local ofrece un tour privado  —en solitario o en pareja— en dos galerías y dos vinotecas del barrio de Palermo-Hollywood.

Pudimos disfrutar de dos degustaciones de vinos en cada lugar, mientras estuvimos rodeados de arte y diseño de vanguardia. Además fuimos recibidos por los propietarios.

Sin duda, una buena manera de disfrutar el Espacio Milo Lockett, la Galería Mar Dulce y la Bodega Pan y Vino.

Momentos enriquecedores para la vista y el gusto.

Lo que retenemos la comida Argentina: deliciosa, abundante y poco costosa.

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Empanadas