De las calles a las paredes,

de los cafés a los museos

Por Sylvie Berthiaume

La literatura, en todo momento

La lectura de libros "de verdad" es todavía muy apreciada y evidente en Buenos Aires. Podemos encontrar comerciantes de libros antiguos y de ocasión, librerías especializadas en todas las áreas (ciencia, filosofía, películas, infantiles, etc.).Kioscos situados en la intersección de las calles abundan en Buenos Aires.

Lo mismo sucede con los parques, plazas, cafés y bares que tienen la reputación de haber inspirado a los más grandes escritores argentinos como Borges, Güiraldes, Sabato, Arlt, Cortazar y Girondo, quienes en ciertos momentos escribieron en estos lugares, y que continúan atrayendo a los amantes de la literatura.

Eso sin contar el famoso Festival Internacional del Libro que tiene lugar cada año entre marzo y abril, y el festival dedicado a los niños, en julio.

Por todo lo anterior en 2011, la ciudad de Buenos Aires obtuvo la designación de "Capital Mundial del Libro" según la UNESCO, así como las federaciones y asociaciones internacionales de editores, libreros y bibliotecarios.

Hoy en día las personas siguen fascinándose por la reflexión y por los sueños transpuestos en palabras.

Teatro Colón

Este edificio icónico en Buenos Aires es uno de los teatros más grandes de ópera, más importantes del mundo: en primera instancia por su acústica elogiada por los Pavarotti, Calas, Domingo, Toscanini y Caruso de este mundo, y debido a su capacidad para 3000 personas, entre ellas 500 de pie.

Comparable en calidad de las instalaciones y la importancia del lugar con la Scala de Milán, la Ópera de París y la Ópera de Viena, el Teatro Colón se encuentra entre los 5 primeros en el mundo. Alberga el ballet, el coro, la Orquesta Estable del Teatro Colón y de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

Obra de los arquitectos italianos Tamburini, Meano y Dormal, construido sobre 58,000 metros cuadrados, fue inaugurado en 1908 y totalmente renovado y reabierto en 2010. Su salón principal de siete niveles rojo y oro, de estilo italiano neo-renacentista y barroco francés, y una cúpula pintada atrae a millones de visitantes y fotógrafos cada año.

Aparte de las funciones relacionadas con la ópera, encontramos en el Teatro Colón un salón de bustos, un museo de los trajes usados ​​, el Instituto Superior de Arte, una biblioteca y un centro de experimentación musical. Curiosamente, todos los trajes, escenarios y accesorios están hechos en éste lugar.

No es necesario pagar una entrada para la ópera si queremos entrar: se ofrecen visitas guiadas cada hora. Por lo que hay una larga fila antes de entrar. Merita la espera.

Cercanía con el arte

En todos los barrios prácticamente ningún edificio, pared, superficie, letrero ni puerta escapa a la abundante pintura artística, histórica, de protesta, promotora o cómica.

¡Encontramos pinturas por todas partes! como la técnica de "Fileteado de Porteño" (gran foto en la página de inicio), contemporánea o moderna, como el graffiti o murales.

En términos de obras tridimensionales, hay por supuesto una gran cantidad de esculturas modernas y monumentos históricos, no sólo en los parques sino también en las esquinas.

Lo que distingue a Buenos Aires probablemente de muchas otras capitales son sus personajes de tiras cómicas a escala humana, que dan vida a la escena urbana, en los barrios de San Telmo, Montserrat y Puerto Madero.

 

Encabezando la lista por su fotogénica atracción: la pequeña Mafalda, conocida en todo el mundo. Y una serie de otros iconos creados por artistas argentinos como Quinterno, Sendra, Divito y Caloi.

Por consiguiente, el arte de Buenos Aires es para todo el mundo: los artistas y el resto de la población, y turistas. También hay visitas temáticas y recorridos por los murales, el graffiti y las historietas.

El arte impresionante

Durante nuestra estadía en Buenos Aires fuimos testigos del valor y del genio de los artistas argentinos contemporáneos.

En el Museo de Arte Moderno

Sin escatimar en los medios, decidimos y tuvimos el apoyo de los turistas locales e internacionales de asistir a la disposición indescriptible de la instalación sensual y participativa: "La Menesunda" de los argentinos Marta Minujin y Rubén Santantonin, que significa "una situación difícil o embarazosa”.

La instalación fue originalmente creada en 1965, su absurdo causó un escándalo en el momento. En el año 2016, no es escandalosa pero sí irreverente, intrigante y a veces loca, por lo tanto relevante para aumentar la conciencia de las sensaciones humanas.

Esta experiencia real se lleva a cabo en 2 plantas: 11 habitaciones completamente diferentes, las paredes, suelos y techos están cubiertos con elementos texturizados, duros o esponjosos, y dispuestos para hacernos vivir estados angustiantes en relación con el pasado, nuestra infancia y nuestra época contemporánea.

Por ejemplo, escaleras con ángulos obtusos, pasillos estrechos, techos altos, techos bajos, sala circular, jaula giratoria musical donde no encontramos la puerta de entrada, jaula de vidrio en la cual uno entra sin imaginar que las luces se apagan al hacerlo, laberinto de espejos, puertas de neveras herméticas, salida que no se puede encontrar, luces de neón y la oscuridad total, clínica rosa de esteticista, sonidos de gritos y silencios sofocantes, fotografías e imágenes de vídeo, calor y frío, tormenta de confeti, personajes gigantes para descubrir a través de pequeños agujeros en las paredes, etc. Y entonces: ¡Oh, sorpresa! - Una pareja en la cama, que lee, escucha la música de los Beatles. Todo esto, sin saber de antemano nada.

Cada visitante vive la experiencia en solitario o en pareja, a tientas con pequeños pasos cautelosos, con curiosidad, sonriendo, con ansiedad o miedo claustrofóbico, depende de cada uno. No sales intacto y el pensamiento o sentimiento se prolonga durante al menos una hora más tarde.

En el Museo de Arte Latinoamericano

El sol que baña las transparentes estructuras en las zonas de circulación interior del museo le otorga una atmósfera aireada, una cierta ligereza, a diferencia de la mayoría de los museos. Las obras que ahí se encuentran —de artistas Argentinos y de otros artistas latinos que se celebran en todo el mundo como Rivera, Kahlo, etc. — son espectaculares y audaces.

Durante nuestra visita, tras ser recibido por la bailarina de Koons, nos quedamos sorprendidos por las obras cinéticas de movimiento de varios artistas, los cuadros líquidos y luminosos de Kosice, las perspectivas de Macchi, las obras de textos cortados maníaco-meticulosamente de Segura y esculturas de pulpa de papel de Karjcberg.

El arte en vitrina

Todos los barrios de Buenos Aires están llenos de galerías de arte privadas. Aquellas que están en “tendencia” se han instalado en Palermo.

Sin duda,

 

Buenos Aires es, principalmente, un destino muy cultural.

 

 

 

 

 

 

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Instalación por Marta Minujin