En voir plus

Bosque Petrificado:

Troncos negros convertidos en piedras de colores

Por Sylvie Berthiaume

He aquí un lindo misterio de la naturaleza. Cientos de troncos de árboles de coníferas altas, que podrían alcanzar los 60 metros, cayeron cerca de un antiguo río hace más de 200 millones de años. Posteriormente éstos se cubrieron de fango y ceniza volcánica. Las propiedades de los minerales impidieron la putrefacción. El silicio que los invadió generó el cuarzo, la amatista y el jaspe que se pueden apreciar ahora. 

La paleta de colores en cada tronco es más que alucinante: colores codiciados por Jackson Pollock y Jean-Paul Riopelle.

En algunos casos el blanco cristalino acaparó el lugar ¡Hay que verlo brillar al pleno rayo del sol!

En el parque nacional del Bosque petrificado, se pueden admirar los dos sitios en donde decenas de ejemplares están situados en colinas que se recorren con facilidad. Dan muchas ganas de pasar horas escudriñando cada troncal para recordar sus características y compararlas con otros.

Oro y piedras preciosas atraen buitres

No es de extrañar que al final del siglo XIX y en los años 1940-1950 años, se produjo una nueva "fiebre del oro" en el territorio. No hace falta decir que un sinnúmero de troncos de árboles fosilizados y piedras se vendieron y por lo tanto se encuentran desaparecidos.

Afortunadamente, el estatus de Parque Nacional protege lo que ahora queda. Esto significa que está estrictamente prohibido recoger incluso los fragmentos más pequeños. Sin embargo, se pueden comprar en el Centro de Interpretación, cuyas ganancias se dedica a la preservación del parque.

Painted desert, colores de altura

En la misma visita, dos pájaros de un tiro. Desde el Painted Dessert, del territorio de la Nación Navajo Hopi hasta las colinas Hopi, los colores de las mesetas, llanuras y colinas cambian visiblemente con las capas de erosión de arena y arcilla que han acumulado durante más de 200 millones de años.

Un desierto cuyo alcance es amplio en el sentido horizontal, y espectacular en altura, con sus maravillosos colores: verde, rosa, rojo, beige y gris.

Si tienen tiempo, busquen Puerco Indian Ruin, donde encontramos las ruinas de un antiguo pueblo del siglo XIV.

Entre los 600 lugares históricos en el parque, también podrán descubrir pinturas rupestres en el acantilado de Newspaper Rock de cerca o usando telescopios; asimismo podrán observar las pit houses — casas cavadas en el suelo — y otros restos que remontan a 8000 años.

Preparativos necesarios

Aunque la visita puede realizarse en carreteras pavimentadas y senderos bien marcados, es necesario estar preparado para disfrutar al máximo la estancia, debido a que el sol y el calor se vuelven abrumadores en cuestión de minutos.

Lo esencial: suministro de agua (4 litros por persona por día), ropa, calzado y sombrero ligeros, pero que cubran todas las partes del cuerpo, incluyendo el cuello. Olviden las sandalias... ¡Vimos a padres y niños sufrir cómo mártires!

Imagínense que ustedes se alejan de los senderos bien definidos, entonces requerirían todos los suministros y accesorios de supervivencia, y para todas las estaciones, ya que las temperaturas cambian mucho dependiendo de la ubicación y de la hora del día. Sí, puede haber tormentas eléctricas, y  puede ser muy frío también.

Campamento salvaje

Es posible obtener un permiso para pasar uno o más días en este parque nacional.

El permiso requerido se emite en el Centro de visitantes en la entrada del parque.

Recorrido panorámico de 43 kilómetros, que atraviesa un área de 380 kilómetros cuadrados

Es necesario hacer el recorrido en automóvil para ver las acumulaciones de troncos petrificados en diferentes puntos de observación sin perderse de las excelentes vistas de los muros de piedra pintados del Painted dessert. Hasta ahora ningún servicio excursionista ofrece esta posibilidad.

Si parten desde Flagstaff muy temprano por la mañana y regresan en la tarde noche, cuentan con  tiempo suficiente para ver lo esencial.

Fácil: lo ideal es entrar en el parque nacional por el sur, sólo tienen que seguir el camino —éste cuenta con una muy buena señalización—, hacer las paradas en los miradores construidos estratégicamente, y salir por el norte del parque. Retorno directo a Flagstaff.

Sin embargo, si queremos profundizar en el conocimiento y obtener un poco de la cultura nativa de los Navajos, Mogollones, Pueblos Hopi o Zuni, necesitarían contar con unos pocos días y prever acampar allí.

Los extraños sentimientos de admiración y de la impotencia humana, evocados por la observación de fenómenos — a la vez incongruentes y espléndidos — se instalan reiterativamente en nuestra mente.

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon